viernes, 30 de julio de 2010

La raza aria

Tiene tela esto.

Imaginensé que hubo unos tipos decimonónicos, más tontos que un pulgón, que desarrollaron una teoría en la que se afirmaba que la raza germana era la raza superior. Y se basaban en una interpretación torticera de Darwin, en teorías linguísticas sobre el idioma indoeuropeo, y en la mera observancia de la realidad, en la que estaba claro que los blancos vivían mejor que los más oscuros.

El primero en desarrollar estas teorías fue un francés, el Conde de Gobineau. Un noble, perverso y vago, que no había doblado nunca el espinazo, que en su "Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas" explica que las civilizaciones que han perdurado son las que estaban compuestas por la raza blanca aria. Y como buen francés, se metío a sí mismo en ese saco. Franceses y germanos. Es curioso que no incluyeran a los eslavos con lo blancos que son. Quizá porque los eslavos estaban oprimidos por ellos mismos.

Después vino Huston Stuart Chamberlain, un inglés que era como una gamba, que en sus "Fundamentos del siglo XIX" extendía la raza aria a Inglaterra, para que no se quedara fuera él y su puñetera madre, una cigala hervida.

Todo esto, mientras los imperios coloniales se repartían el mundo y a sus gentes, como si fueran cromos. Y finalmente el racismo alemán y el fascismo. Hitler, Mussolini, Franco.

Pues aunque las teorías racistas fueron derrotadas en la II Guerra Mundial, el racismo ha calado profundamente en la mente humana. De Europa fue a Estados Unidos, donde los blancos, segregaron a los negros. Después a Sudáfica y al mundo entero y de Europa nunca se fue.

Hoy todavía observo al pensamiento racista muy presente. Aceptado y expuesto no sólo por las supuestas razas superiores, sino también, por las supuestas razas inferiores. Y ahí tenemos al pobre colombiano que se agarra con los dientes a un tatarabuelo suyo que era de Salamanca para presentarse a sí mismo como de sangre blanca.

Pues aquí estoy yo, no para desmontar la teoría racista, sino para corroborarla.

Hay una raza inferior y es la blanca. Son los tíos más feos que me he echado a la cara. Unos ojos sin pestañas, sin cejas, pitarrosos, con tez verduzca o semitransparente como la de una medusa. Que asco de raza. Y las mujeres, de carnes blandas, de gordura fácil, de cuerpo ancho y patas de pollo, o de culo inabarcable y barrigón. La raza blanca, además envejece más aprisa, se aja y se convierte en una pasa traslúcida con unos bigotes rojizos como camarones a la plancha.

Y esta gente se presenta así misma como la raza superior. No hombre. Los Ingleses eran los indios de Europa cuando la Civilización Romana y la filosofía griega iluminaba el mundo. Y los germanos, se arrancaban las garrapatas a bocaos, mientras en Córdoba, los Omeyas se bañaban en perfumes.

Pues todavía nos consideran inferiores a Griegos, Españoles, Italianos, Portugueses. Hay que reaccionar. De eso nada hombre, el inferior eres tú y tus Fish and Chips y tus hamburguesas y tus salchicas. Porque esta gente, que mal come.

Yo, pobre de mí, blanco también, me aferro a las razas superiores como puedo. Me siento heredero del Mediterraneo, de los fenicios, de los romanos, de los griegos y de los hermanos africanos, moros legendarios. Con un puñetero alemán tengo menos que ver que con una mosca.

Y vaya caracter. ¿Han compartido ustedes tiempo con caribeños, con latinos, con negros?. Que sonrisas. Que fiestas. Comparen con un cabrón austriaco. Si te saltas un semáforo te delata a la policía.

¿Han observado las dentaduras?. Los blancos acaban todos comiendo papilla. Las que ellos califican como razas inferiores no tienen caries. Una dentadura perfecta toda la vida. ¿Y el pelo?. Nosotros calvos como pulpos y ellos unas matas de pelo gordo, negro, maravilloso. Eso es síntoma de perfección.

Y más hipócrita que un blanco no te lo vas a encontrar.
La raza blanca es la raza malvada que ha hecho más daño a sus semejantes y en cambio, le ponen a Cristo su propio rostro. Un rostro blancucho.
La raza blanca sojuzgó a la población de America del Sur y la convirtió a la exclavitud. La raza blanca exterminó a toda la población de America del Norte y destruyó su riqueza natural. La raza blanca sojuzgó a la población de África y la convirtió a la excalvitud. La raza blanca asesinó a 6 millones de judíos polacos. La raza blanca lanzó dos bombas atómicas sobre población civil en 1945. La raza blanca asesinó a 3 millones de vietnamitas y un millón de iraquíes.
Hicieron todo esto mientras predicaban "ama a tu prójimo como a tí mismo".

Yo creo que entre lo feos que son, lo mal que comen y la falta de dientes les confieren un enfado tal, que tienen que conquistar el mundo entero para calmarse.

¿Creen que eso es una raza superior?



Ramiro Carvasio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada