domingo, 29 de enero de 2012

La peor generación de la Historia

Hola amiguitos,

No hago más que pensar en lo versallesco que resulta recortar derechos a la población para salvar a los bancos, después de hipotecar a una generación, desaprovechar su formación, desahuciar familias, dos guerras de robo y crimen internacional reiterado, mientras el mundo rico navega en compras barateras, cotilleos televisivos, tabletas y aculturación general. Y creo que he llegado a la respuesta.

La culpa es vuestra.

Marx se equivocaba. No es una lucha de clases. Es una panda de majaderos.

Esta mía, es la generación más ridícula de la historia de la humanidad. Peor que la que compuso la cruzada de los pastorcillos, peor que la que hacía sacrificios humanos al Dios Melkat.

Desde que Dios, ese mequetrefe, me trajo al mundo, no me he encontrado ni un solo día con nadie que merezca la pena, con dos o tres exclusiones, que representan los cuatro locos que andamos por ahí, en medio de la marejada de bobos.
Esta generación, que es la mejor formada de la historia, ha visto como recibía la mayor de las bofetadas y ha puesto la otra mejilla. Les han robado la posibilidad de formar una familia, con la carrera desbocada de los pisos. Esa la viví yo en directo, que no me lo ha contado nadie, y todos y cada uno de los jóvenes con los que me topé, estaban encantados de comprar por 50 millones, que no era nada caro, vender por 80 y comprarse un ático. En Marte, supongo. Mientras todo eso pasaba, he visto una generación salidera, tomacañas y fumaporrillos, descerebrada y desatada, vaga y cobardica pero a la vez conservadora, casándose con brujas o con lechuguinos, viviendo al lado de mamá, fachilla, pija, cotilla, encantada de la presunción de bienes de prestigio, barateros y hechos en China, con chacha pero pobretones, y también despistada, no comprometida, pasota, pero a lo cutre, y finalmente, tras el batacazo, transformada en viejos twiteadores y chorrafacebookeros. Hay que ser gilipollas. No doy crédito. De esta gente no se saca nada. Y luego protestan porque les quitan las pelis gratis. Iros a la mierda haced el favor.

Hubo una chispa, la del 15M, que fue mojigata y que demostró el aislamiento que sufre la juventud y la falta de apoyos de las otras generaciones e instituciones sociales. Ese abandono y las posteriores elecciones, son tan tristes. ¿Donde estaban los padres de los muchachos apaleados en Barcelona? ¿En casa viendo la novela? Yo hubiera salido de casa con un lanzallamas si veo a mi hijo aporreado como un animal que no se defiende, sin casa, sin trabajo, sin futuro. Pero claro, como los viejos tienen cuatro pisos, votan al PP. Que poca vergüenza.

Otra cosa, ¿Donde estaban los sindicatos?

Esta es una generación de niños de 30 años asustadizos, acomodaticios, modernetes y vacíos. Que se deja pisotear porque no sirven nada más que para vivir pisoteados. De hecho los que pisotean son los mismos que los pisoteados porque cuando entrevisto al pisoteado en el suelo, me defiende al de la bota. Una panda de nenes que no están enseñados en el combate y en la lucha. Y en este mundo hay que luchar, en todos los frentes.

Aquí quedamos cuatro locos, contracorriente, fingiendo y desde luego, que ya no damos lecciones a nadie, porque no quiero ver más al esclavo defendiendo como perro rabiosos al del látigo.

¿Merece la pena pelear por semejante gentuza? ¿Para qué?




La peor generación de la historia.




Ramiro Carvasio

7 comentarios:

  1. [..] No es el fruto maduro ni podrido, es una fruta vana [..]
    -Que decía Machado.

    ResponderEliminar
  2. Yo, por suerte, tengo 2 ó 3 personas que aún merecen la pena, que tratan de pensar y refelexionar, aunque a veces (incluído yo) nos quedemos en el tintero, en las cortinas de humo. Y es que a veces es inevitable atontarte aunque sólo sea un poco (después de estar expuestos a tantos aparatos idiotizadores y a tanta gente idiota).
    Pero aún así, yo por lo menos, no desfallezco en ser el pequeño altavoz de mi mundo intentando provocar alarma social donde muchos se quedan dormidos... Unos creen que no hay esperanza (es tu caso) yo creo que sí, porque al igual que hay proceso para no hacer pensar a las masas, también la hay para invertirlo. Trato de convertir a mi pequeño mundo en mentes críticas.
    Quizá es por eso, que no lo has intentado con el tuyo (aparte de este blog claro). Aún hay esperanza.

    Sería interesante tomarse un café contigo y hacer un debate.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Se ve que tienes razón. Somos una generación de cutres e idiotas que pasamos por el forro temas importantes que debimos tomarlo en serio, y que acabamos desordenando todo sin pensar en las consecuencias.

    ResponderEliminar
  5. Querido autor, gracias por hechar la culpa de la actual situacion a todos los jovenes, jovenes a los que no se le puede culpar porque la sociedad en la que han vivido los han hecho asi, moldeados premeditadamente y con unas ideas y/o valores ya predeterminados.
    Como bien dices que has vivido de primera mano el boom del ladrillo y tal y que te has topado con poco mas que escoria humana, kizas y solo kizas tu seas tan culpable como toda esa generacion que criticas, ademas para criticar hay que hacer una critica constructiva que en ningun momento has hecho, solo has soltado basura, criminalizando a una juventud no exenta de defectos,defectos heredados ya, que no se te olvide.
    Y por ultimo un consejo como las lentejas si kieres las tomas y sino las dejas, no se como no te ahorcas con tal vision pesisimista y sin salida, para morir lentamente viendo a tus vecinos idiotizados y rodeado de escoria, ciertamente que deberias ahorcarte en un centro comercial con una pancarta que diga, espero en mi siguiente vida nacer en una sociedad mejor.... bromas aparte creo que deberias como dice el compañero manuel encargarte de cambiar la realidad en vez de soltar lamentos bolivianos poco constructivos.

    PD: una lastima que te hayas encontrado tan mala gente, pq yo he tenido la suerte de conocer gente buena y gente no tan buena. Un saludo y perdonad mis faltas ortograficas pero ya se sabe los moviles han hecho mucho daño xDD

    ResponderEliminar
  6. Sí, es verdad a esa generación también pertenezco yo, a una generación que ha seguido completamente la corriente y la nueva ola y nada más.
    Nada rompedor, con poca fuerza, salvo excepciones... Así nos vá. Además formando parte de la estupidez generalizada con tanto cubata hasta las seis de la mañana. Pero, ¿cómo es posible formar un país de bien con tanta gente tan floja? Invitando hasta el vecino de la tía Enriqueta a la lista de bodas porque así te lo han dicho tus padres y aceptándolo. Sólo hemos saltado la mayoría cuando nos vá mal a nosotros, pero no aceptamos que hay que cambiar las cosas para bien desde el principio... Con fuerza y seriedad.

    ResponderEliminar